viernes, 27 de mayo de 2016

¿Qué es la algoritmocracia?



La algoritmocracia es el gobierno que se rige por algoritmos. La algoritmocracia parte de la base de la tecnocracia que postula que todos los problemas son técnicos, de allí que considere que dichos problemas pueden resolverse implementando algoritmos.  Pero, ¿qué es un algoritmo?, ¿cómo esto puede ser la base de un gobierno?

¿Qué es un algoritmo?




Un algoritmo es una secuencia de instrucciones, reglas o pasos finitos, ordenado y definido para resolver un problema previamente planteado. Los algoritmos pueden ser computacionales y no computacionales, a pesar de que se conoce más por su empleo en la computación, pero la realidad es que los algoritmos son independientes de la computación y se emplean en casi todas las áreas, desde el desplazamiento de un individuo para ir al trabajo hasta los cálculos y operaciones para enviar una sonda espacial a un lugar determinado del sistema solar. Un ejemplo de un algoritmo no computacional es una receta de cocina. Un ejemplo de un algoritmo computacional son las instrucciones de tu navegador web. También los algoritmos pueden ser cuantitativos si poseen cálculos números y cualitativos si no poseen cálculos números.

Las características de un algoritmo son:
·      El algoritmo debe ser preciso e indicar el orden de realización de cada paso.
·     El algoritmo debe ser definido, si se sigue un algoritmo dos veces, se debe obtener el mismo resultado cada vez.
·  El algoritmo debe ser finito, si se sigue un algoritmo se debe terminar en algún momento; o sea debe tener un número finito de pasos. 
·      El algoritmo debe tener cero o más entradas.
·      El algoritmo debe producir una salida.

Como se indicó en las características anteriores un algoritmo debe poseer entradas que vendrían siendo los datos del problema que serán procesados por los pasos que se espera resuelva el problema, para así producir una salida que sería la solución. Hagamos un ejemplo con un algoritmo para encontrar el resultado de sumar dos números. Los pasos para solucionar este problema es recibir de entrada dos números, sumarlos y producir la salida que es el resultado.

Entrada: Primer y segundo número.
Proceso: Primer número + Segundo número.
Salida: Resultado de la suma.

¿Cómo los algoritmos pueden ser la base de un gobierno?




Según la tecnocracia todos los problemas son técnicos, de allí que podemos solucionarlos por medio del método científico y las técnicas. Esto parte de la idea de que por medio de la ciencia y la técnica hemos logrado entender parte de los problemas fundamentales del universo y obtenido beneficios prácticos como lo son la medicina, la tecnología, la ingeniería y otros. Por lo tanto, se asume que para los problemas sociales y gubernamentales se debe partir de la base de resolverlos por medio de conocimientos científicos y técnicos, no por ideologías o filosofías sociopolíticas o socioeconómicas.

La algoritmocracia parte de la misma base de la tecnocracia al postular que los problemas son de carácter técnicos y se pueden resolver por medio de la ciencia y la técnica, en este caso por medio de algoritmos. El simple hecho que el concepto de algoritmo sea el de resolver un problema previamente planteado ya es indicador que los problemas sociales, económicos y gubernamentales pueden ser aplicados algoritmos para poder encontrarle una solución.

Los gobiernos principalmente del primer mundo emplean algoritmocracia de cierto modo, ya que se auxilian de herramientas tecnológicas y científicas que aplican algoritmos en la resolución de ciertos problemas. Los departamentos de estadísticas y sistemas econométricos de un gobierno o ministerio que recolectan datos de interés para las tomas de decisiones es un caso de algoritmocracia. Un ejemplo sería un algoritmo computacional que procese datos sobre la distribución de enfermedades, esta puede medir la tasa de crecimiento o descrecimiento de una enfermedad determinada y predecir si estamos ante una pandemia o posible erradicación. Un sistema como este puede permitirle al Estado tomar decisiones sobre los infectados y la prevención donde aún no se ha presentado dicha enfermedad. Con estos datos uno puede saber cuáles son los sectores más vulnerables y las posibles causas de que dicha taza aumente o en el caso contrario disminuya y así tomar las decisiones necesarias para resolver el problema de una manera más óptima gracias a la automatización del proceso debido a que las enfermedades se trasladan rápido.



La algoritmocracia ayuda a automatizar el proceso, de tal manera que por medio de sistemas de información podamos tener un panorama claro de un problema y resolverlo de manera más eficiente y eficaz. La algoritmocracia nos libera de la improvisación, pues nos ofrece información sólida de un problema en base a datos que son procesados para obtener un resultado deseado con el cual tomar las decisiones. La algoritmocracia nos ofrece un proceso basado en un sistema lógico, en la que los resultados serán obtenidos por medio de máquinas que no están condicionadas a sesgar los resultados por sus propios estándares ideológicos.

Los algoritmos tienen su propia ciencia llamada algoritmia que se aplica en la algoritmocracia, que consiste en estudiar los algoritmos para obtener aquellos que solucionen un problema de manera más óptima, eficiente y eficaz. Esto nos ayuda por medio del análisis y diseños de algoritmos encontrar los mejores métodos para resolver un problema. Esto es lo que nos ha otorgado un avance exponencial en el desarrollo tecnológico, ya que los algoritmos cada vez son mejores resolviendo problemas, por lo tanto, extrapolando esto a los problemas gubernamentales y sociales se espera que el crecimiento exponencial de las soluciones sea de igual manera, ya que los algoritmos se optimizan con el tiempo.

Vamos aplicar esto a un tema que nos aqueja a todo a nivel mundial, la seguridad. ¿Cómo la algoritmocracia nos podría ayudar? En una algoritmocracia todos los sistemas computacionales deben estar interconectados, ofreciéndole data a servidores principales que procesarían dichos datos para producir un resultado esperado. En el caso de seguridad ciudadana podría desarrollar algoritmos que registren datos de entradas de actividades criminales y guardarlo en una base de datos con la ubicación del lugar donde se cometió el acto. El algoritmo mapearía las zonas donde ocurren estos actos y mostraría el nivel de frecuencia de ello. Podríamos revisar una ciudad y ver los lugares que más ocurren estos actos, el algoritmo fragmentaria la cantidad de agentes de orden disponible con la cantidad de crímenes que se pronostica por un tiempo determinado e indicar la porción de agentes y patrullas que debe ser movilizada fragmentado por un porcentaje igual al índice de crimen y así poder prevenir crímenes o ejecutar a tiempo una respuesta al acto. El algoritmo también nos podría suministrar información que indique la necesidad de aumentar el número de agentes si el rango de crimen supera a la cantidad de cuerpos del orden. Pero lo más importante de esto no es en sí mejorar la distribución optima, eficiente y eficaz de la seguridad, lo importante de esto es que al tener un sistema totalmente algoritmocratico podemos interconectar todos los sistemas y así estudiar variables que nos puedan indicar las posibles causas de crimen por medio de datos que nos ofrezcan otros algoritmos y así en dichos lugares realizar las soluciones. Otra de las ventajas es que al ser todo automatizado si el crimen migra a otra zona el sistema va variar la proporción para seguir manteniendo la estabilidad perimetral y en caso de que una solución aplicada no funcione podemos analizar las variables y mejorar los algoritmos. Aplicar la algoritmocracia a la seguridad nos facilita una visión rápida del problema y así poder utilizar los recursos disponibles de más eficiente y eficaz.

Tengamos en cuenta que algoritmocracia no significa que estemos gobernado por maquinas, ya que los desarrolladores de los algoritmos seguimos siendo los humanos y un algoritmo no implica necesariamente maquinas ya que existen algoritmos no computacionales. Sin embargo, las maquinas son esenciales para automatizar el proceso.  Los sistemas en base a inteligencia artificiar pueden tomar las decisiones por sí mismas o aconsejar en las tomas de decisiones, pero siempre su algoritmo debe aplicarse algoritmia para mejorarlo, de allí que sigamos teniendo el control sobre los sistemas. En si en una algoritmocracia utilizamos los algoritmos como herramientas para solucionar problemas, las maquinas nos ayudan simplemente a automatizar dichas soluciones.

Otra cosa a tener en cuente es que la algoritmocracia pueda aplicarse es necesario que sea implementado una tecnocracia, al menos en las instituciones que manejaran dicho sistema. Esto debido a que el análisis y diseño de algoritmos es un asunto puramente técnico-científico y no puede funcionar correctamente si existen individuos sesgados por motivaciones ideológicas, personales o políticas que le impidan aplicar las tomas de decisiones de manera objetiva y apegado a los resultados empíricos. 

La algoritmocracia resumiendo lo que hemos mencionado es aquel gobierno que en vez de apoyarse en la base de ideologías políticas utiliza algoritmos para resolver sus problemas, lo cual ofrece una mejor objetividad para la solución de dichos problemas y tener una fluidez de información que ayude a conocer variables para determinar causas y resultados de ciertas problemáticas para realizar las tomas de decisiones de una manera más eficiente y eficaz sustentadas por datos empíricos, la cual con el tiempo según se realice de manera constantes el análisis y diseño de los algoritmos nos ofrece optimizar las soluciones a los problemas y mejorar la calidad de vida de los individuos por medio de la automatización de la información. 

Termino con una sabia cita del astrofisico Neil DeGrasse Tyson.


No hay comentarios:

Publicar un comentario